Falta de comunicación.

Llevo varios años en mi empresa y sin duda uno de los eventos más esperados del año es el curso sobre liderazgo empresarial  en esta conferencia nos explican sobre las actualizaciones o mejoras que hay. Abarcamos varios temas la gran mayoría relacionado con negocios, manejo de personal, acompañados de dinámicas para romper el hielo.

El curso dura tres días y lo hacen en un hotel que se dedica a dar sede a ese tipo de eventos, muchas veces hemos ido y hay dos o tres eventos en el mismo día algunos con temática similar u otro totalmente ajeno como un congreso de meditación con enfoque católico, sigo sin saber qué significa eso.

Este año la compañía nos dio un día extra a los tres que dura el curso, exclusivo para que hiciéramos lo que quisiera y nos relajáramos. Pensé que ese sitio era muy hermoso para que estuviera solo ahí así que le llamé a mi novia, le propuse que se viniera unos días acá así aprovechábamos estar juntos y podía ir al curso.

A ella le gustó la idea además dijo que mientras yo estuviera en el evento ella iría a tomar fotografías. La persona con la que comparto cuarto es mi amigo José, nos conocemos desde hace tiempo los años pasados yo llego a la recámara y él nunca esta, en una ocasión él llegó hasta las ocho de la mañana le gustaba mucho embriagarse.

Así que este era el plan, mi novia iba a dormir en mi cuarto, José nunca estaba en la habitación así que prácticamente era como estar solo. El plan era perfecto y barato aunque nunca fue la intención.

El día 1 fue muy relajado, la introducción del tema es interesante y dinámica, hicimos varios ejercicios con otros colegas para conocernos y compartir ideas. El día 2 se pasó lento porque esta vez nos enseñaron un tema muy denso y nuestro descanso fue breve en comparación al del día pasado que hasta tuvimos tiempo de sobra.

(Fuentes: WOBI y Milenio  ) 

El día 3 llegó y estaba muy emocionado al fin Sofía iba a llegar. Como no podía levantar sospechas porque varios de ahí la conocían todo fue lo más discreto posible, tomó un taxi para llegar al hotel, le dejé la llave en la recepción, me mandó una selfie en el cuarto. Cuando vi su mensaje me emocioné muchísimo porque todo estaba saliendo bien.

Mi amigo José al final del curso me preguntó si iría a la fiesta, le dije que no era seguro ya que quería explorar la ciudad a él no le sorprendió mi decisión. ¿Y tú? Le pregunté para no dejar morir la conversación de forma tan abrupta. Yo si iré a la fiesta, ya me conoces. Terminamos la interacción y cada quien tomo un camino diferente.

Vídeo: YouTube 

Yo llegué al cuarto pero no había nadie exactamente como lo habíamos planeado, verifiqué que José no estuviera en el baño o algo así y le mandé el mensaje para que viniera a la habitación. Se escucharon unos golpes en la puerta, abrí de inmediato.

Se imaginarán mi sorpresa al ver que era José y no venía solo. ¡Venía con alguien!

José estaba igual de sorprendido que yo

-¿José? ¿Qué haces aquí?

-Pensé que te ibas a ir a pasear Pedro

Vi a la chica que traía, se llamaba Araceli y notaba lo incómodo de la situación, en ese momento llega Sofía venía preparada con un abrazo pero lo cancelo al verlos.

-Hola José – dijo Sofía sorprendida

-Hola Sofía –contestó José nervioso

No faltó decir mucho y con un ademán le indique a José que debíamos de hablar inmediatamente, salimos al pasillo y empezamos a discutir sobretodo porque ambos habíamos contado con la ausencia del otro. Una de las opciones era rentar otra habitación pero seguramente todas estaban ocupadas por los distintos eventos, no queríamos que la empresa se enterara de que estábamos usando sus recursos para traer a nuestras respectivas parejas. Pensamos en turnarnos pero consideramos que ambos íbamos a estar incómodos o peor podríamos ver alguna situación que no quisiéramos.

En ese momento pasó uno de nuestros compañeros avisándonos  que la fiesta se cancelaba porque había entrado “El Norte” así que todos debían de regresar a sus habitaciones por seguridad. Regresamos a la habitación sabiendo que no había forma de evitar eso. Les contamos a Sofía y a Araceli quienes lo tomaron con mucho humor.

Había Domino en el hotel así que nos pusimos a jugar, luego platicamos y a la hora de dormir cada pareja durmió en su cama, no fue la mejor cita pero fue más divertida de lo que pensé. Ahora José y yo tratamos de decirnos las cosas importantes para no volver a vivir situaciones como esas.

Para más contenido como este entra a WOBI

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.